octubre 06, 2009

El Palacio Ideal - (Hauterives, Francia)

“Yo mismo me decía que estaba loco, demente. No era albañil, nunca había tocado una paleta; ni escultor, no conocía el cincel; de arquitectura, ni hablar, nunca la había estudiado. No le decía nada a nadie por temor a que me ridiculizaran y yo mismo me sentía ridículo”. - Ferdinand Cheval

Pese a sus primeras dudas, Ferdinand Cheval, nacido en 1836, logró construir tras 33 años de solitario trabajo su Palacio Ideal. Fue por casualidad que topó con un piedra en el camino mientras repartía el correo. Al verla se dijo: “una escultura tan rara que ningún ser humano podría imitarla. Entonces me dije: ya que la naturaleza quiere hacer la escultura, yo me encargaré de la albañilería y la arquitectura. He aquí mi sueño. ¡Manos a la obra!”.

Durante sus trayectos de reparto fue recogiendo pequeñas piedras que irían formando el palacio. La curiosa construcción llamó la atención de muchas personalidades de la época como Pablo Picasso que la visitó varias veces. André Bretón le dedicó un poema, y otros surrealistas le reconocían su influencia.

Al parecer no tuvo bastante con el magnífico Palais Ideal y dedicó otros ocho años más de su vida para construirse un mausoleo en el cementerio local donde reposaría eternamente. Lo finalizó a los 86 años de edad. Dos años más tarde falleció.