octubre 09, 2007

Loros vigías en Paris

Durante la primera guerra mundial la aviación de combate era un recurso nuevo y poco explorado, que tomaba por sorpresa a los generales más experimentados y desequilibraba sus estrategias predilectas. El bombardeo aéreo no era para nada exacto, de hecho consistía en que el acompañante del piloto se levantara y tirase una granada a tierra con la mano. En las poblaciones dichos ataques causaban un terror contundente. Para contrarrestar semejante arma psicológica los franceses comenzaron a entrenar un ejército de loros para que huyesen al escuchar, con su agudísimo oído, el motor de un avión; una vez amaestrados los ubicaron en la Torre Eiffel. Desgraciadamente los emplumados vigías no distinguían bien entre amigos y enemigos, por lo que la población parisina corría desesperada a guarecerse en sus casas cada vez que veía salir volando de la torre a las bandadas de loros… Su desempeño fue tan frustrante que el mismo almirante que sugirió la idea subió a la torre con una escopeta para deshacerse de sus infortunados vigías voladores.

3 comentarios:

Soy Salvadoreño dijo...

Me encantan tus post.

:)

Anónimo dijo...

Ay porbrecitos los loritos, yo tengo una lora que se parece a la de la foto que pusiste, pero no habla solo dice guau guau puro chucho jeje es cierto...bueno chivo el artículo.

Claudia Meyer dijo...

Gracias por sus comentarios, me satisface que disfruten los post y el blog. Seguimos en la lucha, saludos.