octubre 08, 2007

Pareidolia: cuando el cerebro nos engaña

La pareidolia (derivada etimológicamente del griego eidolon -figura o imagen- y el prefijo par -junto a o adjunta-) es un fenómeno psicológico consistente en que un estímulo vago y aleatorio (habitualmente una imagen) que es percibido erróneamente como una forma reconocible.

"Se suele asumir que el ojo funciona como una cámara de fotos y el oído como una grabadora. La psicología sabe desde hace siglos que no es así. Nuestro cerebro está preparado y diseñado para encontrar patrones hasta donde no los hay", advierte Carlos Álvarez, profesor de Psicología Cognitiva de la Universidad de La Laguna. Esa búsqueda inconsciente de orden en el caos está probada en la vista y el oído, y es posible que también afecte al resto de los sentidos.

También hay en la pareidolia un componente cultural que hace que nuestras expectativas y creencias influyan en lo que percibimos. "Si creemos en Jesús, tenderemos a ver a Jesús, no a Buda", indica el psicólogo tinerfeño. Será, por supuesto, el Jesús de la iconografía cristiana, porque nadie sabe cuál era la apariencia del personaje histórico.
¿Pero por qué nuestro cerebro busca y encuentra algo donde no lo hay, formas definidas en borrones de tinta? Los expertos apuntan a que esa capacidad pudo suponer una clara ventaja evolutiva. "Es posible que uno de nuestros antepasados viera una mancha amarilla entre la maleza, saliera corriendo por temor a que fuera un tigre y al final se tratara de una fruta. Pero, si alguno no huyó por sistema ante un estímulo de esas características, es muy probable que acabara siendo devorado", explica Álvarez. Descendemos del homínido que puso tierra de por medio entre una imagen o un sonido sospechoso y él; al que se quedó, tarde o temprano se lo comió una fiera.


LAS PAREIDOLIAS MÁS FAMOSAS

1. El demonio del 9/11
Una de las pareidolias más famosas y que más debate trajo en los foros de la red es el “demonio” que parece formarse del humo surgido de las torres gemelas; ante tan atroz atentado ver una figura tan sugestiva puede inducir hasta la persona más incrédula a sospechar algo. Curiosamente en el humo de las torres no apareció un sólo “demonio” -el que ven en la imagen de muestra es de una captura perteneciente a la CNN- sino que hay registro de al menos una docena de “caras diabólicas” formadas en el transcurso de los hechos.


2. Buda en el espacio
Cuando se publicaron las imágenes obtenidas por el telescopio espacial Hubble de la Nebulosa Águila (M16) en CNN y Fox News, inmediatamente explotaron las líneas telefónicas con llamados de personas que decían reconocer la figura de un ser humanoide formada en el polvo celestial -partículas formadoras de estrellas y planetas- en la nebulosa. Tras un análisis gráfico la CNN y la NASA se asombraron al ver la clara pareidolia que existía en esta imagen, ciertamente “da la impresión de un gigantesco hombre que estira sus brazos para escapar de la Nebulosa Águila”, sin embargo muchos asociaron la imagen con la tan famosa representación de Buda sentado en la flor de loto. Muchas personas sugestionadas por la imagen se atemorizaron y sugirieron que esta nube de polvo era nada más y nada menos que un Simulacrum: un ser superior que puede tomar la forma de otro para comunciarse con éste o manipularlo.


3. El rostro en Marte
Durante años esta imagen de un supuesto rostro tallado en la superficie marciana provocó algunos de los debates más acalorados de la historia de la atronomía: Desde astrónomos que aseguraban que no era más que una irregularidad del terreno hasta ufólogos que aseguraban era una señal extraterrestre. No obstante, hace menos de un año imágenes de alta resolución obtenidas con la sonda Mars Express han demostróado que la famosa “Cara de Marte” no es más que un montículo de tierra que visto en cierto ángulo produce la pareidolia.


4. Alá en un pescado
Una de las pareidolias religiosas más famosas de los últimos años fue el atún capturado en Kenia, que en cuyas escamas poseía un patrón muy similar a la escritura musulmana del texto “Tú eres el mejor proveedor”. Prácticamente detuvo al mundo musulmán y se organizaron enormes procesiones para ver el fenómeno. Tanto movimiento creó tal caos a su alrededor que fue necesario poner una custodia policial en la pescadería. La "reliquia" fue robada y hasta el día de hoy no se sabe mas nada de este pescado.


5. El dinero diabólico
En 1954 el Banco de Canadá se vió inundado de cartas y peticiones para retirar las monedas de dos dólares de circulación, ya que en el cabello de la Reina Elizabeth podía verse claramente “la cara del diablo”. Inmediatamente el banco ordenó una re-edición de la moneda y retiró de las calles la serie en cuestión, ya que la gente se detenía en las filas de pago a revisar que sus monedas no fueran malignas obstaculizando con esta conducta la fluidez de los pagos. Hoy en día se sabe que esta pareidolia no fue casual y que en realidad fue creada por uno de los empleados de la casa de la moneda, que era irlandés y miembro del IRA, y quien quería representar a la flamante Reina como una figura malvada a la cual el diablo le susurraba al oído.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Mira que interesante bicha...y la famosa foto de las ruinas del Machu Pichu, que si vos la giras 90º se ve un rostro también entraría en esta categoria?...hace tiempo que quería leer de algo al respecto. ;)

Claudia Meyer dijo...

No hab{ia escuchado esa de Machu pichu, gracias por el dato, lo voy a investigar. Seguimos en contacto.